22 febrero 2007

Musica y Pasiones 3 (mp3)

Hace poco me robaron, y en general, he notado la falta tanto de las llaves de casa como del móvil y el mp3, y es que no te das cuenta de lo necesarias que son algunas cosas hasta que dejas de usarlas (si bien, la imprescindibilidad de las llaves sí que es algo de cultura general xD). Sin embargo, lo que más he echado de menos en estos días (hasta ayer ^^) era el mp3, y es que ya es parte importante de mi vida, mi vida musicada, mi vida con banda sonora. Se me hizo muy raro ir por la calle sin poder elegir el tono que quería que adquiriese ese trayecto. Es indudable que la música tiene la capacidad de hacernos sentir cosas, de revolvernos algo ahí dentro, y eso puede hacerlo en cualquier momento y cualquier situación, pero ¿y sí además escuchamos la música propicia en el momento propicio? Entonces las sensaciones y las emociones se disparan. ¿Quién no ha llorado (o ha estado a punto) al escuchar una canción triste cuando ese era su estado emocional previo?

Hacía tiempo que quería escribir un post hablando de las sensaciones que se podían vivir dando una buena utilización al mp3 en la vida diaria. Hoy lo voy a hacer, y lo haré con ejemplos, que es la mejor manera de explicar algo.

EJEMPLO Nº1

Canción: Mark Isham - Sense of touch



Este invierno nevó en Granada. Mientras nevaba yo salí a la calle con el mp3 y me enchufé esta canción. Los copos de nieve caían blancos, bien visibles sobre el cielo negro (era de noche) y gracias a las farolas, que tenían un aspecto distinto al normal. Todo adquirió de pronto una belleza inaudita. Intentad imaginar la imagen mientras escucháis la música (con esta y con todas). En esos minutos yo sí sentí algo que tal pudiese llamarse espíritu navideño, sin consumismos ni lucecitas ni reuniones con la familia que ves una vez al año, no, sólo la nieve cayendo, y Mark Isham de fondo.

EJEMPLO Nº2

Canción: Sigur Rós - Vaka



También esta navidad, en el pueblo, salía por la noche a dar una vuelta con los amigos a hablar un rato y pasar algo de frío. Todos los días, de vuelta a casa, me ponía ésta canción, cuya duración casi siempre se correpondía con el tiempo que yo tardaba en ir a casa. La dulzura de esta canción (que a mí no me entristece, como a casi todo el mundo) me acompañaba por las vacías y arcáicas calles de mi pueblo, y también cuando miraba el cielo, lleno de estrellas bien visibles, un espectáculo no disponible en ciudades. Muchos días estaba deseando volver a casa sólo por el trayecto de vuelta.

EJEMPLO Nº3

Canción: Sigur Ros - Agaetis Byrjun



Un día, salí de clase y estaba lloviendo a mares. Yo no me había llevado paraguas, ni siquiera una chaqueta con capucha. Improvisé un paraguas cogiendo uno de los periódicos gratuitos que daban en la facultad, lo abrí y me cubrí la cabeza con él. Así volví a casa, cubierto por las hojas de un periódico cada vez más empapado, viendo los coches pasar por encima de los charcos. Me sentía un poco como un vagabundo. La compañía de esta canción le dió un tono más gris todavía a la situación, tanto que llegué a casa sobrecogido.

EJEMPLO Nº4

Canción: Don Davis & Juno Reactor - Navras



Son muchos los días que salgo tarde de casa para ir a la facultad, esos días me enchufo esta canción y es como un chute de vitaminas. Te ayuda a correr, a sentirte como en una persecución, o sencillamente a correr sin parar, guiado por la música y la tensión. En mitad de la canción, hay unos minutos de pausa rítmica (muy aprovechables para descansar de la carrera y coger fuerzas para luego seguir). Al final el resultado es un cóctel de sensaciones cinematográficas que hacen que cuando llegues (a la hora) a tu destino con la lengua fuera tan sólo sientas bienestar dentro de tí.


Y creo que ya es suficiente, si os fijais, todas las situaciones estan relacionadas con desplazamientos, éstas son las posibilidades de un mp3 sólo en desplazamientos. Imaginad el alcance de este en otro tipo de situaciones.

Si hay algún problema con la escucha de los temas, decidmelo.

3 comentarios:

L. dijo...

La música puede hacer que cualquier situación cobre matices impredecibles. Lo hace todo más mágico. Sin ir más lejos, hoy la música ha hecho de un momento mínimo de la tarde, toda una historia que contar. Buena elección de temas. La del ejemplo 2 de Sigur Ròs es la que más me ha impresionado o quizá con la que más me he identificado hoy.
L.

L. dijo...

La música puede hacer que cualquier situación cobre matices impredecibles. Lo hace todo más mágico. Sin ir más lejos, hoy la música ha hecho de un momento mínimo de la tarde, toda una historia que contar. Buena elección de temas. La del ejemplo 2 de Sigur Ròs es la que más me ha impresionado o quizá con la que más me he identificado hoy.
L.

L. dijo...

Disculpa el duplicado. ;)