21 marzo 2009

"¡Granadinos, esta noche beberemos en el infierno!"

Ayer fue la fiesta de la primavera en Granada. Bajo la propuesta de juntarnos todos los amigos que hemos ido haciendo en estos 4 años en la ciudad, accedi a ir de tapas a mediodia y luego ir al macrobotellón. Todo transcurrió de manera agradable hasta que llevaba media hora en dicho lugar, y el agobio me empezó a destrozar los nervios. 

Aguante alrededor de una hora y media.  Pasado ese tiempo conseguí reunir alguna gente que como yo no podía más y me fui. Para poder salir estuvimos aproximadamente una media hora cruzando un mar de gente apretada que bebía sin parar. Una vez fuera me sentí como si estuviese en mitad de una pradera. El aire era fácil de conseguir.

No vuelvo, ahora sí, prometido, no vuelvo. Jamás.

Noticias relacionadas:

1 comentario:

María S. dijo...

Y a día de hoy, sigo sin comprender qué le encuentran de divertido.

Así que ánimo con eso de no volver ;)