11 octubre 2006

La noche que casi no terminó

- ¿Y si hoy no amanece?
- Entonces esta noche no acabaría nunca y se cumpliría mi deseo.
- ¿Qué deseo?
- El que pedi al apagar las velas.
- ¿Conque era eso? ¿Para qué me lo dices? Ahora no se cumplirá.
- ¿Quién sabe? Pero sería precioso. Dormiríamos la siesta a la luz de la luna.
- Sería un bonito regalo de cumpleaños de parte del Universo.
- No creo que yo le importe mucho.
- Nadie le importa.
- Entonces amanecerá.
- Mejor, así podré violarte con la primera luz del día.
- ¿Te sientes capaz de esperar?
- ¡Claro que sí! No creas que mi deseo por tí es más fuerte que mi voluntad. ¡Serás creído!
- Algo debía sacar de tus continuos abusos de mi cuerpo. En lugar de lamentarme, me sube el autoestima.
- Ya te veo, torturado y maltratado, obligado a follar conmigo cada dos por tres. Se te nota la cara de agobio. No se como puedes soportarlo, pobrecito.
- Es que algunos nacimos para ser mártires. Algunos tendrá que sufrir tu acoso y pasarlo mal para que el universo se equilibre mientras otro disfruta estudiando y aprendiendo matemáticas. La aventura del saber.
- Deberían ponerte un monumento.
- Deberían.
- Pero si quieres yo lo dejo, no quiero que seas un mártir involuntariamente.
- Pues... agradezco tu preocupación, pero el equilibrio del universo es muy importante, me siento capaz de llevar ese peso a mis espaldas.
- Que heróico.
- Soy tu héroe.
- Eres mi esclavo.
- ¿Y qué diferencia hay?
- Que también eres mi esclavo de día, los superhéroes actúan por la noche.
- Yo soy un superhéroe a jornada completa.
- Entonces ya es hora de que trabajes.

Y en ese momento, amaneció.

3 comentarios:

neheryn dijo...

Te echo de menos, de verdad que si.
Necesito una buena conversacion con unas buenas risas, y unas estupendas esperanzas de vernos pronto.

pd: Si te portas bien, te digo quien soy ;)

Löla dijo...

A veces pienso que deberían concedernos el superpoder de detener el tiempo e impedir que el sol apareciese.
Los amaneceres son mágicos, en ellos los amantes agotan sus fuerzas amándose, los matrimonios duermen abrazados, los solteros sueñan con desconocidos y los niños no piensan en el cole.
Si, me encantan los amaneceres.

Aprendiz dijo...

Ostias. Me he puesto a chocolatear en tu blog y me encuentro con esto. Que golpe de no se que...Que sencillez...