26 octubre 2006

Física, lección tercera

Lección primera

Lección segunda


Según las leyes de Kirschoff, en un circuito cerrado las corrientes no te pueden mentir. Por tanto, tienes libertad absoluta para representar y suponer en un principio, pues luego, la verdad y la realidad siempre salen a la luz.

Si en un nudo tú representas todas las corrientes como entrantes, alguna te debe salir negativa (y debe de ser igual a la suma de las positivas), así, no hay engaños, la negativa debe desenmascararse. Por otra parte, en una malla se puede elegir con total libertad el sentido, y en función de este, en la fórmula el voltaje, la resistencia y la intensidad serán positivas o negativas, pero al trabajar con los valores, siempre serán iguales.

La realidad es inamovible. No se puede mentir eternamente. Lo dice Kirschoff.

5 comentarios:

Löla dijo...

Eso también lo dice mi profesor de aprendizaje, y querido mío no hace falta tanto cable positivo y negativo.. basta con observar la conducta de las personas, siempre nos desvela la verdad.
Por cierto, te echo un puñado de menos :(

Irez dijo...

Según A.Gramsci la realidad no existe.Porque cada una tenemos una distinta, ya sea por nuestra eduación, por nuestra sociedad, por el lugar donde nacemos...por la filosofia innata que hay en nosotros mismos.

Pero sí, uno siempre acaba diciendo la verdad. Más que nada porque la mentira le come por dentro...

No quiero parecerme a Lolita, peero...yo también te echo mucho de menos. ^^

PD:Siento la explicación de la realidad, pero soy de letras.
PDII:que gusto dar decir eso xDD

robert dijo...

Las leyes de Kirschoff sólo son verdad a este nivel...si trabajas a nivel cuántico las leyes no sirven.

Eso sí, la verdad siempre sale...aunque sea a nivel cuántico.

Irez dijo...

Bueeno...no era A.Gramsci, sino J.Ortega...8-)

Y ahora ue leo mi entrada, mmm es un rollazo lo que he soltado. Pero es mi aportación a este pequeño universo.

Elyon dijo...

Estoy con Irez, soy de letras...

Ciértamente espero que algunas mentiras pequeñitas y piadosas se queden donde están y no salgan a la luz. Por el bien de la humanidad.