12 noviembre 2006

Me hago viejo

Siento que me hago mayor, mis síntomas lo demuestran, cada vez me apetece menos salir de casa y me siento más cómodo tumbado tranquilamente leyendo un libro, viendo la tele o una peli, o escuchando música, y perfectamente rodeado por cuatro paredes. Asímismo me desborda la nostalgia al volver a escuchar las canciones de mi infancia de Henri Dès, y es que yo no crecí escuchando la canción de Oliver y Benji o la de Bola de Dragón, ni siquiera la de Heidi, crecí con Henri Dès. Evidentemente, en España se oía poco a Henri Dès, y hasta ayer se perdió su recuerdo de mi memoria. Sin embargo, es difícil contener la emoción al volver a oír Mes petit soulier ("ou son mes petits souliers, quelque'un me l'es a volé").

Pero problemente, la evidencia más clara de mi vejez algo adelantada se manifiesta en clase, en mi facultad. Cuando veo a mis compañeros, novatos, en su primer año, hablando tranquilamente de lo mal que explican algunos profesores, de los sosos que son y de lo rápido que van con el temario. A la vez que valoran la posibilidad de dejarse alguna asignatura, y a veces los ves irse de clase, "¿Adonde vas?" les preguntas, "Me voy a casa/la cantina/al parque que en IC/MP1/Análisis matemático no me entero de nada/me aburro de lo fácil que es". También ves como el profesor pregunta quién ha hecho los ejercicios y casi nadie los ha hecho. Y los ves a todos copiar como descosidos sin mirar siquiera lo que estan copiando. Otros sencillamente se duermen.

El instinto paterno por esos chicos y chicas inexpertos e inexpertas aflora entonces irremediablemente, y les aconsejas que presten atención, y que no falten a clase, y que estudien en casa. Pero a veces es un poco inútil. Hay que dejarlos crecer y aprender, después de todo, son jóvenes.

10 comentarios:

Miguel dijo...

La putada es que hay otros que en cierto modo somos tontos y tenemos tanta confianza en nosotros mismos que también nos haría falta un par de consejos. O siendo políticamente incorrectos un par de collejas.

Un saludete tío.

neheryn dijo...

Esos síntomas se ven en todos lados, pero es inútil aconsejarlos (o aconsejarnos, puedo incluirme en ocasiones): el único modo de que se den cuenta es haciéndolo ellos mismos.

pd: No te hagas tan viejo, que entonces te voy a ganar al baloncesto, y eso si que sería un signo de vejez en ti ;)

Un beso

Frozen dijo...

Por mucho que le digas a la gente que hay piedras en el camino, no dejaran de soñar con el cielo hasta que no se tropiecen.

Es triste, pero es así.

Miguel, yo me ofrezco a darte un par de collejas y sin cobrarte eh (pa que veas que soy generoso).

Neheryn, cuando quieras comprobamos mi vejez en la cancha, pero te aviso que no tendré piedad, jejejeje

Löla dijo...

Creo que soy de las que va a tropezar en ese cielo, pero es que mi facultad es enorme y cada día tengo que descubrir un cachito, e ir a celebrarlo a la cafetería jajaja (que noo)
¿Y te sientes viejo? Te recuerdo que tenemos toda una vida por delante QW y que todos los hombres mueren jóvenes.
Un besote!

Irez dijo...

¿ya te me haces viejo? que poco aguante poeta !! :P
Yo tambien tropezaré en esas piedras, y luego sere viejo como tú.Pero si la vejez es como tu la vives, yo la quiero ya...
El tiempo pasa para todos, capitán.

ines dijo...

Puessss...no te queda nada amigo! Cuando llegues a mi edad ya veras!:p Entre la maravillosa curiosidad de los novatos por preguntarte "cuanto llevas tu estudiando?" y los achaques propios de la edad...xDD


Y bueno si las canas te hacen escuchar esa cancion, bienvenidas sean!




P.D.: tai!!!q me caes mal mamon! Q te mando un mail pa saludarte y tal y pasas de mi mil pueblos :_ luego soy yo la antipatica....chs!!que pa?q los viejos no sabeis escribir mails aunque sea por cortesia???xDDDD


P.D.2: va besos!!!

Anónimo dijo...

"Por mucho que le digas a la gente que hay piedras en el camino, no dejaran de soñar con el cielo hasta que no se tropiecen.

Es triste, pero es así."


Quizá no sea triste. Lo triste sería que nos dejásemos guiar por lo que han vivido otros, porque entonces, no viviríamos.
Además, es posible que para ti haya piedras en un camino y otra persona que venga detrás, con unas botas que le permitan caminar bien por sitios pedregosos, ni siquiera las sienta. Quizá decirle que algo va a ser difícil, imposible, que le va a hacer daño, sea poner piedras en su camino que antes no existían.

Nunca se sabe...

Por otra parte, no creo que de lo que hablas sea vejez, Tai. Yo creo que es simplemente un cambio en ti, ni el primero ni el último que sufrirás. Es un cambio en tu manera de ver la vida, pero no por ello eres viejo...

Nsé si me he explicao..^^

Mua!

Casshern25 dijo...

Dejalos, como te dejaron a ti y de paso procura en no volver a suspender, no malgastes energias.

pcbcarp dijo...

Yo no puedo decir nada por el simple hecho -incuestionable- de que soy de Letras. Ahora bien: las mañanas me las pasaba en el bar (exepto las tres o cuatro asignaturas en las que merecía la pena ir a clase), luego íbamos al gimnasio a pegarnos (ahora es de pago, tengo entendido) y las tardes en la Biblioteca Nacional (¡Sí! pertenezco a la época anterior a que el tal J.P.Fusi decidiera que era un Centro de Referencia y que el proletariado cultural y los universitarios no tenían derecho a entrar en ella) estudiando -o discutiendo en el bar, que tenía entonces un bar estupendo, la BN.

Eso sí: me leí todo en aquel salón decimonónico con vidrieras en el techo, como si uno fuera americano o inglés. ¡Ah! Voltaire en francés y edición del XVIII, y lo recogías en el mostrador. Eran otros tiempos, cuando tenías que hablar con el bedel de guardapolvo gris que aún se acordaba de qué fichas se habían roto en tiempos de Franco, pero sabía dónde estaban los libros (sólo rompían las fichas, los libros seguían en su sitio)

pcbcarp dijo...

Y, Frozen, te juro que sigo sin saber qué quiero ser de mayor.