13 enero 2009

El respeto se gana

Leía hace unos días en Meneame que reparar los aseos del botellódromo de Granada cuesta 2000 euros semanales. Casi ná. Aún asumiendo que esta cifra esta seguramente hinchada, no deja de ser una barbaridad. Si os molestáis en leer el artículo entero veréis que no sólo se trata de falta de higiene al asearse o de una simple masificación de gente, se aprecian varios síntomas de vandalismo. En definitiva, de ningún respeto hacia lo público, algo que en España se debería de empezar a aprender de países más al norte, muy fríos y distantes sí, pero no se cagan en el sitio donde vas a pisar tú luego. Eso señores, es respeto, no una sonrisa falsa cada vez que te encuentras a alguien conocido.

Nunca he sido partidario del botellón, pero aún así lo defiendo, no entiendo esa necesidad de masificarse para beber, pero sí entiendo que hay gente que para divertirse necesita beber y hacerlo en un bar o un pub no está al alcance de todos los bolsillos. El problema del botellón reside en la falta de respeto. Falta de respeto por el vecino al que no dejas dormir y falta de respeto por el lugar público que estas utilizando para beber. Y evidentemente, con varias copas de más encima, el respeto se diluye del todo.

A mí no me va a cambiar la vida lo más mínimo se haga lo que se haga con el botellón, pero aquellos que lo realizan deberían de empezar a pensar que las cosas hay que ganárselas, porque si alguien te deja entrar en su casa y cada semana le rompes un jarrón lo más probable es que no te deje entrar más, eso partiendo de la base de que te dejen entrar. Mucha suerte se ha tenido aquí de que permitan el botellón y que hayan habilitado un sitio para ello, devolvamosle la confianza, cojones.

10 comentarios:

Aprendiz dijo...

Efectivamente, el respeto es no cagar donde otros van a pisar.

Otra cosa es que el respeto esté violando vírgenes en algún lugar perdido, porque hace tiempo que le echo en falta en muchos momentos...

IRIA dijo...

¿Qué es exactamente un botellódromo? :S

Frozen dijo...

El botellódromo de granada es un lugar que se aclimató para que la gente pudiese hacer botellón (se construyeron servicios, bancos y se dejó espacio libre)

Margaridaa dijo...

Frozen
Eu sei que respondeste a Iria sobre o que é um botellódromo, (eu ia fazer a mesma pergunta), mas não percebi o que respondeste: "pudiese hacer botellón".
Percebi o resto da ideia, mas se conseguisses explicar melhor o que é um sítio desses...

Saludos de Ottignies!

Frozen dijo...

Se le llama botellón a la reunión de mucha gente (generalmente joven) en un lugar determinado de la gente para consumir alcohol. En Granada se juntan cientos de personas (a veces miles) en el mismo sitio para beber.

Margaridaa dijo...

...mas essa ideia é muito gira!!
Posso estar enganada, mas não me parece que exista uma coisa dessas aqui na Bélgica, ou em Portugal!
(Um dia que te apeteça, era giro tirares umas fotografias, para percebermos o ambiente. :D )

Frozen dijo...

(Margaridaa, continuo a contestar em espanhol pra que tudos possam comprender)

El problema no es de la idea en si. De hecho, mi padre ya me contó que juntarse con los amigos a beber en un parque o en algún sitio de la ciudad era normal cuando era joven. En un principio no hay problema en que ese grupo de amigos se convierta en cientos de personas.

Pero no todo es tan sencillo. Si juntas a mil personas bebiendo en un sitio a las 2 de la madrugada, el ruido que hacen es tremendo (por lo que los vecinos no pueden dormir) y sobre todo, al ser tan masificado, la gente deja de preocuparse por respetar el sitio en el que estan. Cuando vas con 5 personas a beber a un parque, cuando has acabado, coges escrupulosamente todos los deshechos y los tiras a la papelera. En un botellón, a la mañana siguiente el sitio esta lleno de botellas (algunas rotas) y bolsas tiradas por el suelo, todos los alrededores apestan a orina y no es de extrañar que hayan roto alguna papelera o lo que se hayan encontrado.

Por tanto, el problema no es el botellón en sí, sino que el botellón provoca que la gente se olvide de que conviven con más gente.

(algún día hecho una foto de como queda un sitio donde se ha hecho botellón una mañana. Aquí tienes una pequeña foto de un botellón.

Margaridaa dijo...

Obrigada pela fotografia. Que clima!Eu, que aprecio tanto a intimidade...ui, de fugir !

Frozen, eu tinha percebido o teu ponto de vista, infelizmente o civismo que vem de dentro, aquele que se sente, não há muitas pessoas que o tenham.O mundo seria bem melhor se assim fosse.

Mas como eu digo sempre, não podemos mudar o mundo todo, mas podemos melhorar o mundo que nos toca.E sermos como acreditamos que é o melhor.

(Percebo perfeitamente o espanhol lido, no problem! :D )

Miguel dijo...

Taimar, tienes mucha confianza en el ser humano! Te aseguro que juntarse con cuatro amiguetes a beber unos litros también suele acabar con botellas rotas en el suelo y esquinas meadas!!

Para mí, el problema no es del botellón en concreto, también la gente tiene la costumbre de abrir un chicle y tirar el papelito al suelo, o las colillas etc. Si estas cosas se multasen tal vez la actitud de la gente cambiase, aunque por otra parte podría resultar algo coñazo. Conclusión: No sé, tío, no sé.

Frozen dijo...

Margaridaa, yo por mi parte intento ser lo más respetuoso posible con mi aldededor, pero bueno, no deja de molestar que la gente no corresponda ese respeto, al menos una parte.

Miguel. Es precisamente lo que venía a decir, el problema no es de botellón en sí, el problema esta en la educación de la gente, pero con el botellón se magnifica todo porque por un parte, aquellos que no respetan el lugar donde estan van a seguir meando y tirando las cosas donde pillen y segundo, con esa actitud consiguen que los que sí respetan por inercia también acaben ensuciando. Para lo de los chicles... la solución está en la educación, no puedes controlar la gente que tira chicles al suelo, lo que pasa es que en este país ya son demasiados años de retraso los que tenemos como para invertir la situación, y nuestra generación no parece que vaya a mejorar las cosas.