28 junio 2006

Don Juan Tenorio también se moderniza

Anoche (después de superar la depresión mental provocada por el éxito eterno de nuestra selección) pude vivir una experiencia bastante curiosa, en el botellón de celebración del fin de los exámenes conocimos a un personaje de lo más interesante. El hombrecillo en cuestión era de estos tipos musculitos de gimnasio, altos y con camiseta ajustada. Se ve que se quedó un poco solo porque de pronto se integró en nuestro grupo y comenzó el espectáculo. Sacó todo su repertorio de conocimiento y teorías intentándonos hacer ver una realidad que parecía que queríamos ignorar, quería salvarnos de la ignorancia.

Su conocimiento se basaba en las siguientes bases (que recuerde):

-Las mujeres son mierda, y hay que tratarlas como tal.

-En temas sexuales a las mujeres hay que educarlas desde en principio, como a los perros, hay que acostumbrarlas bien desde un principio cuando todavía tienen miedo a perderte.

-No existen mujeres decentes, todas ponen los cuernos si pueden. Son como los hombres o peores.

Cuando empezó a argumentarse todos nos miramos con cara confusa, pero al comprobar que el tío hablaba en serio decidimos tomárnoslo con humor y dejarle que hablase y nos demostrase lo machote que era y lo poco que sabíamos de la vida y las mujeres. Siguió con el show fingiendo que llamaba a una amiga diciéndole directamente y sin tapujos de quedar para echar un polvo sin darse cuenta de que estaba haciendo el ridículo.

De todo su conocimiento no obstante, hubo una idea bastante divertida. El concepto de los cuernos de seguridad. Si tu novia está buena tendrá muchas posibilidades de ponerte los cuernos; dado que no existen las mujeres decentes, acabará haciéndolo. Entonces lo suyo es ponerle los cuernos cuando se tenga ocasión, no sería infidelidad, serían cuernos de seguridad o cuernos preventivos.

El teatro continuó en la discoteca donde consiguió (al tercer intento) entablar una conversación con una chica (entrándole con la frase “esos ojos tienen que ser míos”). Nosotros nos fuimos del sitio antes de que se pudiera concretar si esa noche el chaval triunfaba o no. Sea como sea, todos sabemos que, aunque no tanto como presume, ese tío liga bastante. Y eso es bastante triste.

En la vuelta a casa reímos recordando los mejores momentos de la noche y las mejores frases del chico, así como rebatiéndolas y haciendo defensa del género femenino y llegamos a la conclusión de que el chico podría ligar con muchas chicas y follar con tres chicas distintas al día pero no conocería mujeres. Una mujer es una chica sensible, que se estremece mirándote a los ojos, con la que se puede hablar y callar, de la que se puede aprender, a la que se respeta y admira, eso es una mujer. Él quería enseñarnos todo sobre las mujeres, pero en realidad no sabía nada de ellas pues nunca habrá conocido ninguna y además el pobre estaba solo y empeñado en demostrar al universo que era el centro. Es una lástima.

Para cerrar, Miguel sentenció (espero que esto no ofenda a nadie, no va con mala fe, no me hagáis mucho caso de todo esto):

“Las mujeres son binarias, o son buenas o son malas”

Esto se podría aplicar al Álgebra de Boole, por tanto tomando la variable X como la maldad de una mujer (0=buena, 1=mala) y la variable Y como la maldad de un hombre:

-Al ser la personalidad masculina menos extremista tanto en la bondad como en la maldad tomaremos los valores de Y como indiferencias, por tanto Y es irrelevante.

-Si a X le aplicamos un inversor obtenemos la función f (x,y) = felicidad, que sólo tendrá valor 1 en caso de que el valor de X sea 0, es decir, que la mujer sea buena.

-De esta función se deduce que la maldad es incompatible con la felicidad, ya que siempre se cumplirá que: X=1 por tanto f(x,y)= 0.

Al final va a ser verdad que en los circuitos lógicos se hallen las respuestas a la vida.

(No me hagáis caso. Enajenación mental)

8 comentarios:

Löla dijo...

Desgraciadamente hay cachos de carne así en casi todos los lados.
También hay mujeres asi, Dios los cria y ellos se juntan (o eso quiero pensar yo)

Terete dijo...

A pesar de que la teoria binaria me parece mas que interesante para el tema "mujeres" he de hacer un pequeño apunte, a modo de vision personal del tema.....No creo que la vida sea de buenos y malos, no creo que la historia se base en eso; yo creo que mas bien somos todos un poco malos y buenos a la vez, la eterna dualidad del hombre, malo, bueno, femenino, masculino....yo, por ejemplo, normalmente soy buena, dulce y simpatica, pero de vez en cuando me dan ramalazos de mala leche....Yo seria 0 o 1 en la teoria de Boole?????.....Por cierto blogger!!!!! me mola lo que escribes. Besos

Frozen dijo...

Antes de nada, terete, eres un 1, no lo dudes XD Sobre tu teoría yingyanica pues no se que decir. Yo casi siempre he sido muy promotor de esa filosofía, pero en este caso las cosas no son incompatibles, como bien he dicho, se tomaría a una mujer como una variable lógica X, y como su propio nombre indica es una variable, por tanto podría adptar valores 0 o 1 dependiendo de la situación. Tú serías un 1 constante XD

Irez dijo...

Hay persoanjes así por la vida, hay de todo en la viña del Señor(por dios, que patetismo al mio al decir eso...) Pero hay otra gente que no es así, y esa es la que merece la pena.

Anónimo dijo...

El secreto de la vida es de tipo Mealy.

Minimízelo (2 puntos).


Un saludo, Miguel, :P.

Anónimo dijo...

jajaja, vaya personaje que nos encontramos...
pero te a faltao una cosa, no era "esos ojos tienen k ser mios" sino "atake karateka: esos ojos tienen k ser mios"....pero con su correspondiente gesto.....
aunke lo del cubo de basura k kasi se lo tira encima tmb estuvo bien...

pcbcarp dijo...

"Una mujer es una chica sensible, que se estremece mirándote a los ojos, con la que se puede hablar y callar, de la que se puede aprender, a la que se respeta y admira, eso es una mujer."

Esa no es "una mujer", es la chica que a tí te gusta. Jeje.

Lamentablemente, las estadísticas dan una clara ventaja a la imbecilidad supina sobre el resto de cualidades humanas, y eso incluye también a las mujeres. De no ser así, el musculitos sería un virtuoso de la masturbación (y el mundo, bastante más habitable)

Salud.

Frozen dijo...

Claro. Es que a mí me gustan las mujeres y al musculitos le gustan las chicas. Yo creo que salgo ganando, él sabrá :P