18 junio 2006

Igual que la rabia

Igual que la rabia
contenida en recipientes de conciencia
mi corazón se revuelve
y me engorda el pecho
tiñendo del rojizo de mis labios
el latir,
tembloroso
como ellos,
como mi autolavado de ego,
como un trozo de hierba invadido por el viento.

- Frozen -

2 comentarios:

Silencioso Ruido dijo...

Qué le pasa a tu ego?

Löla dijo...

Yo me autolavé mi ego hace poco, el truco está en no sacarle brillo.