13 octubre 2007

Always in rainbows

Tal vez la genialidad consiste en ser capaz de crear aquello que para la mayoría resulta inconcebible, o tal vez, en reinventarse a uno mismo, sabiendo mantener siempre una identidad e innovando y sorprendiendo a la vez con cada creación, o tal vez, en saber mover las fichas correctas en el momento correcto. Tal vez sea todo esto, y más. Radiohead son genios, sea cual sea la definición que queramos darle a la genialidad.

In rainbows ya ha dejado una huella en la historia con menos de una semana siendo de dominio público y no por su calidad musical (sólo), sino porque supondrá con total seguridad un antes y un después en la manera de entender la industria discográfica. Por una vez, los usuarios, el comprador, hemos tenido la pelota en nuestro tejado, se nos ha preguntado cuánto vale la música para nosotros, y hemos respondido. Según gigwise ya se han "vendido" 1'2 millones de copias de In rainbows en apenas 1 día (la noticia salió al día siguiente), aunque es evidente que muchas de esas copias han sido vendidas a 0 euros estoy seguro tambien de que son muchas las copias que han reportado beneficios, y las cifras de beneficios son muy altas con total seguridad.

Pero creo que el debate no reside en si resulta rentable o no para el artista este modo de distrubución, ya que me parece evidente que sí, lo es, sino en que esto supone un ataque frontal a la manera de concebir la industria, y en consecuencia, a las discográficas, las cuales deberán plantearse su filosofía seriamente, pues ya hay más de un grupo importante dispuesto a seguir esta iniciativa. Sin embargo, Johnny Greenwood declaraba que su intención no era revolucionar el mercado sino sencillamente tenian curiosidad por ver la reacción del público si se le exigía una responsabilidad respecto a la música, y desde luego, han conseguido remover muchas conciencias, haciendo incluso que los que han descargado gratuitamente su disco tengan que justificarse ("es que yo ya pagaré por sus conciertos" o "ya me lo compraré cuando saquen lo publiquen fisicamente"). ¡Ay!, descargar música del eMule es magnífico, pero si el artista nos pregunta si de verdad no vamos a pagar por su trabajo ya nos entran los remordimientos. El arte debe compartirse, y también valorarse.

Independientemente de la importancia de In rainbows por su planteamiento comercial, está el disco en sí, la música.

Y aquí está lo mejor de In rainbows, aunque el disco hubiese el más vendido de la historia o cualquier cosa por el estilo, para mí, lo más importante de In rainbows sería su contenido. Desde la primera a la última canción consiguen tejer una red solida y sin fisuras, y esa es la principal grandeza del LP, que no tiene ninguna fisura, a pesar de que la calidad es casi insuperable, en ningún momento baja el listón.

El disco resulta sorprendente y fresco a pesar de que todo suena conocido, suena a Radiohead, pero a algo nuevo, es un nuevo tono dentro de su color, una nueva textura.

Personalmente (y en este momento), mis dos canciones favoritas son All I need y Reckoner, aunque dado el altísimo nivel general esto podría cambiar mucho.

Si no lo habeis oído todavía ya estáis tardando, eso sí, si no te gustaba Radiohead antes, no te van a gustar ahora.

4 comentarios:

Casshern25 dijo...

Ahora todos quieren ser Radiohead jajajaja Sobre el disco, es una delicia que se queda corta, con ganas de mucho más tras oir una y otra vez los 10 cortes, quieres seguir descubriendo nuevas partes que marcan los chicos de Oxford.

Desesperada dijo...

me quedan tres canciones del disco, espero escucharlo mañana! después, si me gusta, iré a comprarlo. por lo que decís, ¡iré a comprarlo! ya os contaré!

Löla dijo...

Yo me lo estoy bajando, pero tengo muchisimas ganas de escucharlo ( y mi ordenador descarga a manivela).
Espero pasar a comprarmelo la semana que viene, pero no aguanto.
Doy las gracias a Kike que me metió a "radiohead" en la cabeza jajaja :p

Desesperada dijo...

ya lo he escuchado. una sola vez. estoy extasiada.