24 octubre 2007

Hazlo

- Hazlo.

- No es tan sencillo.

- Sí, lo es. Quieres hacerlo, ¿no? Pues hazlo.

- No, no lo es. Las decisiones no pueden tomarse así como así, hay cosas a nuestro alrededor, gente, a veces mucha a veces poca, pero hay gente que se ve afectada por nuestros cambios y decisiones. Las personas son órbitas y todos giramos en torno a otros y a su vez los hay que giran en torno a nosotros, formamos una red de conexiones lo suficientemente sólida para que un cambio, una muerte, o lo que sea, no la desestabilice, pero esos cambios si afectan a la gente enlazada directamente.

- Todos nuestros egos bailan al armónico son de una melodía conjunta. ¡Qué bonito todo!

- No te pitorrees.

- ¡No lo hago! Si me parece interesantísimo que seamos una tela de araña, ¡es fantástico! Y dios supongo que es la araña.

- Vete a tomar por culo.

- ¿Qué es lo que te asusta tanto?

- Joder, equivocarme, desestabilizarlo todo, porque aunque al universo le de igual a mí si me importa, porque no quiero afectar negativamente a los que me rodean.

- ¿Cómo crees que los afectarías?

- No se, decepcionándoles, supongo. ¿Nunca has sentido miedo a decepcionar a alguien?

- ¿Por qué habrías de decepcionarles si es lo que tú quieres hacer?

- Porque tal vez no es lo que debería hacer, porque tal vez no es lo que se espera que haga.

- Eso es una gilipollez.

- Lo será para ti.

- No, mira, la decepción es un sentimiento derivado de la confusión, de una confusión de juicios y pretensiones. Cada uno, hace siempre lo que quiere, dentro de unos límites de legalidad y corrección y lo que tú quieras, pero uno siempre hace lo que quiere, ya sea buscándose coartadas o yendo de frente.

- Así que un albañil trabaja de sol a sol porque quiere.

- Los habrá que sí, y los demás trabajan porque quieren sobrevivir. Todo lo que hacemos, aunque no nos apetezca hacerlo o resulte desagradable es porque nos reporta un beneficio, porque es necesario.

- Tal vez yo lo que necesito es no hacerlo.

- No, porque no es lo que quieres. Todos nuestros actos son egoístas.

- Tú siempre tan positivo con respecto al ser humano…

- Todos, desde el primero al último. Si trabajas para mantener a tu familia es porque los necesitas, porque tú necesitas que estén a tu lado, sanos y vivos, o en último caso porque es vital para tu felicidad que ellos estén bien, piensa en lo que has dicho antes de la tela de araña.

- Justamente por eso no quiero hacerlo, quiero que ellos estén bien.

- Muy altruista por tu parte, pero eso no es más que desviarse. Hablo de egoísmo por encima de todo, aquí estas sopesando tu decisión, egoísta, lo que quieres hacer, y por el otro lado piensas que igual no te merece la pena. Y puede ser que a veces no merezca la pena, pero no ahora, y no con esto, estamos hablando de algo serio, de algo que has meditado, y de lo que estas seguro, si las pegas son las pretensiones de los de tu alrededor, no hay pegas. Lo que la gente espera de ti es lo que tú mismo les has hecho esperar, pues nadie te conoce al completo, nadie se conoce al completo, todos nos conocemos parcialmente.

- Será mejor que me expliques eso.

- A ver, todos tenemos cientos de caras, nuestras personalidades no son tan sencillas como para definirlas en unos cuantos adjetivos y patrones de comportamiento, los posibles comportamientos, gustos, y rasgos del carácter que afectan a una persona son infinitos, así como las situaciones que nos azotan y las miles de variables que pueden afectar a nuestro comportamiento en cada momento, y lo más curioso es que una de esas variables que afectan a nuestra personalidad es lo que nos rodea en cada momento, la gente que nos rodea, porque no actuamos igual con nuestro jefe que con nuestro vecino, ni siquiera con dos amigos actuamos igual, con cada persona tienes tus guiños cómplices, pero sobre todo, con cada persona eres de una manera, no, más correctamente, con cada persona decides ser de una manera, te muestras de una manera, esto no quiere decir que mientas, sino que muestras una parte de ti, la que tú quieres, la que se corresponde con el comportamiento que espera esa persona de ti, y eso es inevitable, por eso nunca nadie llegará a conocernos nunca. Y sobre todo, por eso es tan importante cómo, cuando y en que situación conoces a una persona, pues cuando conoces a alguien por primera vez, estáis solos, tu personalidad y la otra persona, y no hay nada previo, por tanto, ahí, canalizas a tu gusto las partes de personalidad que quieres mostrar.

- ¿Quieres decir que sólo cuando conocemos a alguien por primera vez podemos ser realmente nosotros?

- No exactamente. Es cuando más cercanos estamos a mostrarnos tal y como somos. Pero es utópico mostrarnos tal y como somos en unas horas, una noche… ni en una vida podríamos mostrarnos por completo, y conforme conoces a alguien, se van escribiendo las bases de tu relación con esa persona, del patrón de comportamiento.

- Suena todo horriblemente matemático.

- Podría serlo, pero las ecuaciones tendrían santísimas variables que sería imposible resolver nada.

- Todo precioso, pero no acabo de entender que tiene que ver esto con mi problema.

- Pues que lo que la gente espera de ti, lo que podría hacer que se decepcionasen, no son más que conclusiones deducidas de una pequeña parte de ti, la que conocen. Sé fiel a ti mismo, a lo que quieres, y muéstrales otro pedazo de ti, no es que vayas a decepcionarles, es que deben conocerte.

11 comentarios:

violet dijo...

Ohhh!! Muy largo, si, me has avisado :P, pero merece la pena...
Me ha encantado.
Yo siempre digo que la primera imagen de una persona, cuenta mucho. No me gusta juzgar desde el principio, pero es que... la mayoria de las veces tengo razon...
Si veo a alguien y hablo con el, un par de minutos solamente... me basta para saber (mas o menos) como es, si me caera bien, en que cosas se parece a mi...
Mi madre siempre me dice que tengo
el sentido de la intuicion muy
desarrollado... jijiji.
FROZEN KISSESSSSSS!!! ( del frio que hace, aqui todo esta congelado... te vendria bien venir :)

laura dijo...

que conversacion extraña, chula pero extraña....no comparto algunas de las cosas...pero me ha gustado la conversacion :)

Desesperada dijo...

realmente somos distintos según con quién estemos? no lo sé, frozen. aunque posemos, en el fondo somos nosotros mismos. no lo sé, en realidad. buen texto.

Aprendiz dijo...

Somos distintos con cada persona y somos egoistas. Joder, verdades como puños, escritas placenteramente. Un placer.

Robert dijo...

Yo debería ser más egoísta de lo que soy...lo voy aprendiendo con el tiempo y los palos, poco a poco...pero claro, cada uno es como es, no se si tengo 1000 caras, pero al final solo tengo un cerebro y un corazon al que cubren las 1000 caras, en el fondo, siempre ocultan/muestran lo mismo.

johnymepeino dijo...

¿Y el daño?. Ese es Frozen. Y podría ser yo mismo en este mismo momento de mi vida. La diferencia es no pienso en mis próximos sino que pienso en el daño que podría causar a la otra persona si a la larga no resulto necesario para su vida. ¿Qué serían sus años (muchos o pocos da igual lo que durara la relación) junto a mí?: pérdida miserable de juventud y tiempo...aunque para mí fueran los años más felices de mi vida.

¿Y el Amor?. Ese es el AntiFrozen. Guardo la exclusividad para la persona amada, sólo me comporto 100% natural, como soy, delante de la persona con la que amamos: los demás no tienen ese derecho, es exclusivo de mi pareja. He ahí la diferencia/exclusiva/pre-eminencia que reservo a la persona amada.
Ni en el trabajo, ni en los conocidos o "amigos" me muestro completamente como soy. Tengo una cosa que se llama intimidad, y lo reservo sólo para que lo disfrute la persona amada.

Decepcionar a los demás es quitarse la máscara que -aún sabiendo que no es cierta- hemos consentido (por interés) que los demás pongan sobre nuestra cara. No somos hipócritas (sólo), es que a los demás les gusta ponernos un rostro que a ellos les agrada: por eso sufrirán si les decepcionas.

¿Entonces?: sopesar. Si a la vuelta de unos meses o años regresas con las manos vacías ¿Cómo afrontas que las cosas ya no serán igual con nadie, si lo que alimentaba tu coraje era lo que se te ofrecía por delante y ahora... ahora ya no está?. Es jodido. Muy jodido. Me lo vais a decir a mí. O_o

p.d.- Ánimo, mi lema es "Lo que haya de ser, será". Saludos

Caminante (El chico que camina) dijo...

No hay segundas oportunidades para una primera impresión.

Es algo que aprendí hace mucho tiempo.
Y lo dice uno que tiende a cagarla a la primera.

Estas conversaciones me recuerdan a las mías en noches de insomnio.

También hace poco hablaba de eso mismo. De la decepción. De algunas cosas que sabes que causarán decepción, porque ya se espera algo de ti, algo que sabes que no es así... Pero es que hay gente de la que se espera más de otros.

Toni dijo...

Comparto cada una de las conclusiones de la conversación.
Al menos yo, soy diferente con todas las personas con las que comparto mi vida. Ni mejor, ni peor, sino diferente.

Grandísimo escrito. Te felicito.

pcbcarp dijo...

La primera parte me recuerda mucho a "La ética anarquista" del Príncipe Kropotkin

Irez dijo...

Acabo de leer todo(joder, estoy que lo tiro leyendo tanta parrafada junta xD)pero la conversacion me ha absorbido desde el principio hasta el final, y no se porque, he acabado identificandome. Yo ahora mismo estoy en la decepcion de la gente, pero no en la mia.Yo misma nunca me voy a decepcionar. Y sobre las caras, otro dia te hablo de ello. Ahora estoy en la biblio de Bray(por eso no me logeo) y tengo que pensar sobre esto. Un besote poeta !

Inwë dijo...

Tenemos mil caras, todos somos egoístas. Me da rabia esa gente que se cree buena y altruista (ellos hablan sobre sí mismos de esa forma) y en realidad quieres que a cambio, les des el Sol.

No esperar nada de nadie es la única forma de no decepcionarse.