09 noviembre 2007

Carta de amor destrozado

Aquí estoy. Luchando, pataleando y jadeando.

Tengo la sensación de que las cosas no deberían de estar así, esto no es lo que yo debía ser, y este no es el lugar al que quería llegar, todo sale mal a veces, rematadamente mal, y aunque tomemos las decisiones correctas hay cosas que no se pueden solucionar. Además, ¿cuándo es una decisión correcta? Es tan débil la linea que separa el exito del fracaso.

A veces creo que estoy destinado a fracasar siempre, a revolverme en el fango, y no es mala suerte, no es el jodido destino o cualquier excusa similar. Soy yo. Lo sé. Y eso me destroza por dentro. Sé que soy yo el que siempre ha jodido su propia vida, y si las cosas me salen mal, tengo que asumir que es culpa mia, una vez más, me tengo que comer mi mierda a sabiendas de que yo mismo me la he servido en el plato. No creo que exista bocado más amargo. Tardé, pero ya sé a que sabe la mierda, la mierda tiene sabor amargo, como el café. Esta claro que el marrón es un color amargo.

Y voy perdiendo las ganas de navegar en este estercolero, ya hace tiempo que te fuiste, ya hace tiempo que te dejé marchar, el mismo tiempo que hace que me pregunto porqué lo permití.

Soy consciente de que no tengo derecho a pedirte nada, soy consciente de que es tarde, de que lo jodí todo, de que tuve mi oportunidad, soy consciente de que contigo tambien me he sembrado mi propia mierda.

Pero me cuesta obviar el hecho de que estoy carcomido por dentro tanto como que todas las mañanas te sueño besándome y acariciándome la espalda.

7 comentarios:

Toni dijo...

Es tan jodido olvidar como acostumbrarte a vivir en el olvido.

Genial, como siempre!

Casshern25 dijo...

Un poco demasiado trascendental personal para mi gusto.

Las cosas personales suelen ser... apartadas por mi.

De todos modos como dice Toni lo peor es acostumbrarse.

Desesperada dijo...

lo leí ayer de madrugada, no sabía si era algo real o no... como casshern, me siento incómoda con las cosas demasiado personales. pero creo que tienen razón, tanto él como toni, no te acostumbres.

Frozen dijo...

Resulta curioso pues recientemente discutía con una amiga que también lee el blog este tema.

Mis post pueden tener forma de textos personales pero eso no significa que lo sean. Me explico, cada persona, con todo lo que crea, es inevitable que ponga algo de sí mismo en ello, aunque sea su propia antítesis, pero eso ahí queda, por tanto, en cada uno de mis poemas o post como este, hay algo de mí, pero siempre, casi todo es ficción.

Basicamente porque no me gusta exponer mis sentimientos de manera tan clarividente en un dominio público. Si un poema dice demasiado de mi en un determinado momento, espero un tiempo para publicarlo, por ejemplo. Pero lo cierto es que con casi todo suele haber una miníscula base de sentimiento propio sobre la que se fundamenta el resto de la ficción. A veces ni eso.

Un día quise escribir cartas de amor ficticias, e hice cuatro (tag Cartas), y ahora, quise hacer otra.

Pero tomadlo todo siempre como ficción. No tengo intención de exponerme tan abiertamente pues de hecho, acabo de comprobar que no sólo me resultaria incómodo a mí, sino tambien a los lectores.

Desesperada dijo...

bueno, quizá no sea incómoda la palabra exacta, a ver si me explico mejor. en el supuesto caso de que estos sentimientos fuesen reales, a mí, al menos, me costaría opinar. al no conocernos, me parecería tremendamente osado aconsejarte algo, opinar sobre tus sentimientos, no sé si me explico ahora mejor.

Frozen dijo...

Te explicas perfectamente ;-)

Aprendiz dijo...

Lo duro no es acostumbrarse. Lo duro es asumir, que la culpa es tuya. Sólo tuya.Que el único culpable de tu miseria eres tú. A mi eso me parece lo más duro. No sé si será personal o no para tí. Para mí como haces casi siempre lo es, y mucho.