04 mayo 2006

Samedi soir sur la terre

No hay más que salir un sábado por la calle y entrar a algun pub o discoteca, la historia se repite.

Descubrieron que los besos no sabían a nada.
JOAQUÍN SABINA.

Hoy he teñido de azul mis sonrisas
y he buscado en la basura
disfraces que calzarme
y lucir
ante tus analíticas miradas;
me he probado
cien mil caretas
y las llevo todas puestas;
he analizado cada uno de mis movimientos
y mis gestos;
he planeado mi actitud
y mis silencios;
hasta inventé veinte historias distintas
sobre mi vida
para contar la más oportuna;

todo para acabar,
si hay suerte,
hallando el sinsabor de la nada en tus labios.


- Frozen -

1 comentario:

Silencioso Ruido dijo...

Ella le pidió que la llevara al fin del mundo.
Él puso a su nombre todas las olas del mar.
Todas las ciudades eran pocas a sus ojos.
Ella quiso barcos y él no supo que pescar.
Y al final números rojos en la cuenta del olvido.
Mucho, mucho ruido...
Descubrieron que los besos no sabían a nada.
Hubo una epidémia de tristeza en la ciudad.
Se borraron las pisadas, se apagaron los latidos.
Y con tanto ruido no se oyó el ruido del mar.

Tenía pensado poner sólo la frase que seguía a la tuya, pero se me ha ido :P
Yo sólo pasaba por aquí, ciao.