23 marzo 2007

Dogville

Me he puesto Godspeed You! Black Emperor para escribir esto, y es que no se me ocurre otra música mejor para ponerme en ambiente y soltar todo lo que tengo que decir de esta película. He dicho ponerme, aunque la palabra más correcta sería mantenerme, hace ya un buen rato que acabaron las 2 horas y 10 minutos de metraje de la película, pero aún noto como mi piel sufre espasmos, noto como mi ser se revuelve dentro de sí, siento como le han disparado en el centro de su naturaleza, siento que mi interior está ofendido. Está ofendido de su condición de ser humano. Y bajo esa ofensa se esconde la más profunda y desolada vergüenza.

Vergüenza por reconocer como reales cada uno de las palabras y situaciones dispuestas por Von Trier.

El señor Lars Von Trier es tan consciente del horroroso realismo de su película que se permite cierta burla hacia el propio realismo rodando una película con escenarios a medias, con un perro de tiza blanca y puertas imaginarias. En la Dogville de Von Trier no hay paisajes bonitos ni calles deshechas, no hay grandes y lujosas casas ni tampoco pequeñas chabolas. En la Dogville de Von Trier apenas hay nada material, los escenarios no son las paredes ni los paisajes, los escenarios son las mentiras y las verdades, la hipocresía y la cruda realidad.

Lo más oscuro del ser humano se desnuda en Dogville. Y la oscuridad cada vez mayor, hasta que crees que ya no puede serlo más, entonces descubres que sí, que es posible. Ya sólo queda acurrucarse en el sofá y esperar a que pase el tiempo, a que alguien te llame, a que la televisión consiga desviar tus pensamientos, y conseguir salir de un mal sueño.

Sin duda, la película más despiadada que he visto nunca. Horriblemente perfecta.

¡Ah! Un consejo: no os pongais Godspeed You! Black Emperor después de ver Dogville.

4 comentarios:

Casshern25 dijo...

No es una burla por parte de él, o asi lo veo, pienso que queria que no ensuciase nada, valga la gracia, la suciedad de la humanidad, lo miserables, canallas y despiadados que podamos llegar a ser.

Esa pelicula es la más cruel y intima, descorazonadora y letal que jamás nunca he visto.

poti dijo...

me la apunto ;)

Frozen dijo...

Casshern: evidentemente, cada uno interpreta a su manera la personal estética de la película. Tal y como lo veo yo, elimina todo atisbo de realidad no humana de la película y se queda sólo con eso. No utiliza ninguna ayuda. En mi opinion, desmarcandose de las películas sustentadas en efectos especiales, escenarios y atrezzo.

poti: no dudes en verla, pero eso sí, encuentra el momento justo, no es una película para ver siempre que tengas 2 horitas libres

Una mujer desesperada dijo...

creo que pocas películas en mi vida me han impactado tanto. porque cuando terminó, lo primero que pensé fue: yo hubiese hecho lo mismo que grace. lo mismo. soy igual de despiadada que todos.