18 julio 2006

El hombre de las fantasías congeladas

Cuenta la leyenda que existió un hombre que un día, cansado de que sus sueños y esperanzas nunca se cumpliesen, guardó todas sus fantasías y las congeló. Y obtuvo una preciosa figura helada con forma de espiral, en la cual se remontaban una a una, todas sus ilusiones, sus objetivos, sus esperanzas, en definitiva, todo lo que podía pedirle al futuro. Siempre que una nueva expectativa le invadía, la congelaba y la unía a la figura de hielo. Con el tiempo ya no deseaba nada nuevo, y la figura tomó su forma no creció más. El hombre llevaba la figura consigo siempre, eran sus perspectivas de futuro, quería conservarlas para cuando fuese posible realizarlas.

A partir de ese día, nunca sufrió ninguna decepción, tampoco ninguna traición, nunca lloró porque no pasó algo que esperase, o porque pasara algo que no esperaba o no deseaba. No probó el sabor del dolor ni del desengaño ni de la amargura. Sin embargo, jamás se levantó con ganas, nunca tenía vitalidad para nada, reía a veces, por supuesto, tenía amigos que le hacían compañía, nunca estaba solo, no era un marginado, pero levantarse no merecía la pena, vivir no era estimulante, era como ver una película sin plantearse el siguiente giro argumental, tan sólo esperar y verlo. Con el tiempo la situación fue más incomoda. El hombre comenzó a caminar con la cabeza gacha, sin ánimo de ver a nadie, sin ánimo de que nadie le viese.

Un día se estrelló contra un árbol mientras caminaba, no lo había visto, no veía nada, tan sólo miraba. Se cayó al suelo. Con él cayó la figura de hielo que contenía todas sus ilusiones, sus objetivos, sus esperanzas, con él cayó su futuro. La figura cayó sobre una piedra y se rompió, el futuro se hizo pedacitos y no se podía recomponer.

Hay quien dice que este hombre todavía vive, pero nadie va a verlo. Dicen que el hombre se quedó tan vacío que si lo miras a los ojos naufragas en su tristeza.

6 comentarios:

*viole* dijo...

Pero como me encantassss... Hay que ver..jajajaja.
La verdad es que el hombre de las fantasías congeladas por un lado me da penita... :( al no cumplirse nunca sus sueños y optar por guardar éstos y congelarlos.
Pero por otro lado, lo admiro. El ser una soñadora innata y ver ke tus ilusiones a veces se quedan ahi...mas quisiera yo poder congelarlos como el!! Y esperar a que en el futuro, cuando yo quisiese, pudiese sacarlos del cajón donde los guardo y que se hiciesen realidad... (un estilo a Walt Disney... que un día d estos saldrá de su congelador ... XDDD).
En fin..pero por ahora me queda aun ser una ilusa...jajaja.
Besitossss!!!!!!!!!

Por cierto..te veo muy identificado con elll... (fiuuu fiuuuu)(eso era un silbido..jajaaj).
Sobre todo en eso de no esperar nada d nadie.. y asi no tener desilusiones ni traiciones...

Más besosss!!! ;D

poti dijo...

es importante cuidar bien esas figuras, ponerlas en un sitio seguro, fresco y seco, ya sabes, donde no se pueda caer. Y si se cae, pues qué remedio, al congelador otra vez y a tirar pa'lante...saludetes!

por cierto viole, cuantisimo tiempo ;)

Casshern25 dijo...

El hombre, era un heroe cansado, se cansó de la vida, descubrió lo perra que es, no lo soporto más tras muchas cuchilladas traperas y decidió agachar la cabeza.

Elyoncilla dijo...

Este hombre de las fantasias congeladas me da un poco de pena, porque si lo piensas hay millones de hombres con fantasias congeladas esparcidos por el mundo... y es una pena.
Espero que tu nunca seas uno de ellos,porque me encantas (mucho)así, tal como eres...

Löla dijo...

Las expectativas tenian forma de hélice? (¡cómo el ADN!), pero de qué le servía tenerlas congeladas? para nada.
Y es que o se tiene el corazón calentito o los amaneceres no tienen sentido.

*viole* dijo...

Mira Tai, tu blog también sirve para unir a gente que hace 928273828929 siglos que no hablan... ;D
Perniiiiiiiiii, cuantísimo tiempo, sí, pero por tu culpa!! Que me tienes abandonada ;(
A ver si das señales de vida algún día...
Besosss!!!