15 abril 2006

La guía del autoestopista galáctico

Es un hecho importante y conocido que las cosas no siempre son lo que parecen, por ejemplo, en el planeta Tierra, el hombre siempre supuso que era la especie más inteligente que ocupaba el planeta en vez de la tercera especie más inteligente. Los segundos eran, por supuesto, los delfines, que, curiosamente, conocían desde tiempo atrás la inminente destrucción del planeta Tierra y realizaron muchos intentos para advertir del peligro a la humanidad pero la mayoría de sus comunicaciones se interpretaron como entretenidas tentativas de jugar al balón o de silbar para ser premiados. Así que finalmente decidieron que abandonarían la tierra por sus propios medios. El último mensaje de los delfines se interpretó como un intento sorprendente y complicado de realizar un doble salto mortal hacia atrás a través de un aro mientras silbaban el himno americano, pero en realidad su mensaje era: “hasta luego, y gracias por el pescado”

Así empieza la película titulada La guía del autoestopista galáctico, la cual no tiene ni un reparto reseñable ni, en definitiva, nadie famoso en su cartel. La película esta basado en un libro de Douglas Adams de igual nombre que luego tiene cuatro secuelas: El restaurante del fin del mundo, La vida, el universo y todo lo demás, Hasta luego y gracias por el pescado e Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva.

Una vez puestos en materia quería comentar un poco lo que esta película supone, aparte de ser una de las mecas del frikismo, lo tiene todo para dejarte marcado: una chica guapa, personajes carismáticos, mucha reflexión social encubierta y sobre todo, muchísimo sentido del humor.

Un amigo mío sostiene que dicha película no hace honor a su título y esta muy por debajo de la calidad de los libros y de la serie que al parecer se hizo en los ochenta. Lo cierto es que yo no puedo rebatir tal afirmación porque no he leído (todavía) los libros y tampoco he visto la serie (ya hablaré más sobre el tema cuando haya leído los susodichos), pero sí que puedo afirmar que la peli es genial, sin tener unos medios impresionantes ni unos efectos especiales que quiten el hipo es muy entretenida, te ríes muchísimo y además, no te deja indiferente, a esto hay que sumarle algunos momentos magníficos (la conversación de la ballena consigo misma...).

En definitiva, una película muy recomendable, y de los libros... ya recibiréis noticias prontico (ya hablaré de 42 cuando haya leído más).

2 comentarios:

Löla dijo...

No tenia ni idea de que hubiese libro sobre esta peli (que ya está en la mula), voy esta tarde a la biblioteca a ver si con un poco de suerte lo tienen, ya te contaré :)

robert dijo...

Ayer vi la película...esta graciosa...lo del negro con la toalla es buenisimo...jejeje...bueno, la peli en general está bien...y ahora sé de donde exactamente lo del 42 porque sabía que era pero no de donde salía concretamente. Sabía que era de un libro y ahora sé que libro... :D